Alternative Contemporaneities. Temporary Autonomous Zones (TAZ). MOCA, Miami

Alternative Comtemporaneities (...), fue  a rato un popurrí de obras que a veces poco tenían  que ver con el discurso curatorial  propuesto. Sin embargo...

 

“Alternative Comtemporaneities. Temporary Autonomous Zones (TAZ)”  ha sido una muestra colectiva numerosísima recientemente exhibida en el MOCA, formada por las obras de más de cincuenta autores contemporáneos, muchos de ellos residentes en Miami. Curada por Richard Haden, retoma el proyecto “Temporary Autonomous Zones” de Hakim Bey (Peter Lamborn Wilson), cuya propuesta va encaminada a crear plataformas de trabajo colaborativo, que generen espacios alternos a las estructuras y formas de control sociocultural.

La muestra abarca fotografía, video art, escultura, pintura e instalaciones repartidas  en paredes que a rato se percibían sobre saturadas, por el gran número de obras desplegadas con muy poco espacio de visión individual entre ellas. Sin embargo, obras que no eran de paredes, como  las esculturas e instalaciones de gran formato, si discurrían oportunamente encajadas en el diseño de montaje de la exposición que ocupaba el suelo de las salas. Era el caso, entre otras, de las instalaciones Mock Tiananmen Square del artista chino Guo Jian (China, 1962), y The Morning Tents de la artista sueca afincada en Miami Christina Pettersson (Suecia, 1974). Son las obras de mayores dimensiones de toda la muestra y, la del artista chino era, sin duda, la que más fuerza trasmitía en su concepto y, también, en su expresión.

 En Mock Tiananmen Square, además de su dimensión, llamaba la atención el diseño de sus  proporciones, como de una gran maqueta para ser construida y, la uniformidad de su color terroso claro. Terroso claro es el suelo, las dos construcciones y, también, el lateral entre los dos edificios. Intrigaba el material del que está realizada la obra, porque al principio parece una resina o látex, pero no.  Cuando enfocamos la vista nos damos cuenta de que son pequeños trocitos de carne. Todo es de carne,  de carne molida es el edificio de aspecto neoclásico con referencias al Partenón ateniense y, de picadillo de carne es también el otro en forma de templo budista chino, e igualmente de carne molida resulta el suelo. Sí reparamos en este detalle del material, la obra resulta sobrecogedora, porque la metáfora y su correlato arrojan visiones sobre cómo la historia y la cultura contemporánea china ha sido fagocitada por el estado totalitario.

La carne como capital simbólico es recurrente en el arte contemporáneo, la carne como imagen inquietante relacionada a la descomposición, a lo demencial, a la brutalidad aterradora que puede resultar de la colisión entre, de una parte, el mundo humano y animal y, de la otra, el desarrollo arrasador de la producción y el consumo capitalista. Observando la escultura de Guo Jian, vienen a la mente otras obras con referencias a la metáfora de la carne, por ejemplo, aquella memorable secuencia de la película The Wall (1980) de Alan Parker, basada en las letras del disco The Wall (1979) de Pink Floyd, donde una hilera de niños discurre por una estera en movimiento cayendo al molino del que salen ristras de picadillo. Pero sin ir más lejos, la carne como metáfora está muy presente, por citar un nombre, en la artista latinoamericana Adriana Varejao (Brazil, 1964), con una serie de pinturas realizadas desde 2000, donde paredes de azulejos al ser desgarrada descubren un amasijo de carnes y viseras, en la que puede haber tanto de humano como de animal.

Volviendo a Mock Tiananmen Square del artista chino Guo Jian, la carne no simulada o representada como sucede, por ejemplo en la obra de Varejao, sino la carne tal cual vista en lenta descomposición a través del acrílico que encierra la obra del artista chino, es de una contundencia que anonada los sentidos del espectador. Guo Jian, de un lado, ha contrapuesto simbólicamente dos construcciones (de carne) que hacen referencias claras a las dos patas sobre la que camina el desarrollo del “capitalismo totalitario” chino. Por un lado, el templo, señalando su herencia cultural milenaria, y el edificio de aspecto neoclásico como indicación de la cultura occidental. Por el otro, una referencia explícita –contenido en el título de la obra- a la barbarie que protagonizó en 1989 (el mismo año que cayó el Muro de Berlín), el Ejército Popular de China contra estudiantes, intelectuales y trabajadores en manifestación por los excesos totalitarios del régimen chino, conocida como la masacre de Tiananmen.  

“Alternative Comtemporaneities. Temporary Autonomous Zones (TAZ)”, fue  a rato un popurrí de obras que a veces poco tenían  que ver con el discurso curatorial  propuesto. Sin embargo, a ratos también, la muestra sí logra entronizar en su reflexión obras de, por ejemplo, Ernesto Oroza & Magdiel Aspillaga, Leyden Rodríguez  Casanova, Adler Guerrier, Dogan Arslanoglu, además de las anteriormente citadas, donde la reflexión artística abre espacios alternos que contestan a las estructuras y formas de control sociocultural.

 “Alternative Comtemporaneities. Temporary Autonomous Zones (TAZ)”. www.mocanomi.org

Créditos obras. Cortesía de imagen Moca. Fto: Francesco Casale