Xu Bing. Writing Between Heaven & Earth. Frost Art Museum. Miami

"En la obra de Xu Bing  sentimos la endeblez como un espíritu volátil del habla, como memoria y permanencia que envuelve a las piezas y a nosotros dentro de ella" 

 

Lo primero que notaba el espectador al recorrer la exposición de Xu Bing (Chongqing, China, 1955), recientemente exhibida en el Frost Art Museum, era la monumentalidad de las obras repartidas por las salas. Una monumentalidad espacial que envuelve y activa de muchas maneras nuestros sentidos, que nos invita a percibir bajo nuevas perspectivas, qué entendemos por historia, lenguaje, identidad cultural, naturaleza, etc. Por su alcance, es una de las exposiciones más completa realizada sobre este gran artista chino en el circuito internacional del arte contemporáneo. 

 Xu Bing: Writing Between Heaven and Earth finaliza un programa más amplio titulado “Tres Gigantes del Arte Contemporáneo Chino” desarrollado por el Frost Museum. Un proyecto que, en palabras de la Dra. Jordana Pomeroy, directora del museo,  "comenzó el verano pasado con Simon Ma, continuó a través de la temporada de Art Basel con Wang Qingsong, y culminando con Xu Bing - uno de los artistas chinos más célebres del mundo"

La muestra, curada por la Dra. Lidu Yi, profesora e historiadora del arte chino en FIU, ofrece una gran oportunidad  para disfrutar de obras capitales en la trayectoria de Xu Bing. Ejemplo de ello es la espectacular instalación  “Tian Shu” (Libro Desde El Cielo). Además de esta y otras instalaciones, el autor exhibió obras creadas específicamente para la presente muestra.

“Tian Shu” (Libro Desde El Cielo) es una instalación imponente porque, entre otras cosas, el público era acogido dentro de los espacios de la obra, como un actor simbólico que interroga sobre las dimensiones de lo humano, su lugar y expresión dentro del reino natural. La escritura, el lenguaje y el propio acto de comunicación, son enfatizados como mediación poética para comprender las estrechas, pero contradictorias relaciones, entre la cultura, el hombre y la naturaleza. Es una instalación que, por su gran tamaño, bien podría exhibirse al aire libre si no fuera porque los materiales de la que está formada como papel, madera, pergaminos, no resistirían el rigor de la intemperie. Y esa monumentalidad se sentía aún más cuando caminamos por este “libro” gigante metidos dentro de un espacio techado. Sin embargo, no es la de Xu Bing una monumentalidad sobrecogedora como, por ejemplo, sucede con las obras de Richard Serra, o también, sin ir más lejos, con las instalaciones de su compatriota Ai Wei Wei que, en muchas de sus instalaciones de gran formato, emplea hierro y otros metales. Libro Desde El Cielo de Xu Bing está hecho de más de 4.000 caracteres ilegibles chinos, inventados por el artista y más de 160 libros impresos a mano, “encuadernados” en bloques de madera, además de enormes pergaminos suspendidos del techo y módulos con caligrafías. Son materiales y estructuras ligeras, repartidas entre varios centros de gravedad, y donde hay transparencias y aire entre las diferentes partes que las componen. Por lo que si bien es cierto que el espectador podría sentirse algo apabullado por la grandeza de la instalación, por su intención abarcadora, del mismo modo lo es que sentimos una especie de ingravidez. En la obra de Xu Bing  sentimos la endeblez como un espíritu volátil del habla, como  memoria y permanencia que envuelve a las piezas y a nosotros dentro de ella.

El Libro Desde la Tierra es, en cambio, una obra más inmaterial – y también más parca- que se eclipsa en la interactividad de ordenadores, ejecutando un programa para generar un chat,  invitando al espectador a descodificar simultáneamente señales y símbolos universales. La obra Square Word Calligraphy Classroom en forma de aula recobra la gestualidad comunicativa humana, cuando relata la realización del trazado de caracteres chinos con pinceles tradicionales, tinta y papel. A estos, Xu Bing, le ha intercalado letras del alfabeto latino. Pero es una solución poética que no aporta mucho a la profunda reflexión discursiva planteada en Libro Desde El Cielo sobre el carácter mágico y las posibilidades de expresión de los lenguajes para representar el mundo.

Otra de las obras de la exposición es Suzhou Landscripts (Paisajes de Letras), donde advertimos a Xu Bing como un pintor figurativo de inspiración naif. Los paisajes de montañas y casas, de arboledas y ríos, de cielo y tierra conforman una visión del mundo rural que remiten a cierta idealidad neorromántica. Son representaciones que llevan un sello muy personal. Y es que para realizar las figuraciones pictóricas de estos paisajes, el autor ha empleado escritura logo gráfica china. Así objetos pictóricos del paisaje como, por ejemplo, el agua  se compone de la palabra (carácter gráfico) que designa el agua y, del mismo modo, las montañas están hechas de la palabra montaña. En conjunto estas obras de Xu Bing incitan al espectador a ponerse en otro lugar, en otra mentalidad sociocultural diferente a la que está, y acceder a través de los lenguajes a dimensiones comunicativas más amplias y ricas para nuestra expresión.

 Xu Bing: Writing Between Heaven and Earth. Frost Art Museum. 10975 SW 17th Street, Miami, FL 33199. www.thefrost.fiu.edu

  Cortesía de imagen: WorldRedEye.com - Rodrigo Gaya