Lecturas Estivales. Libro bello e inclasificable: ¨Lo Neutro (...)¨ de Roland Barthes.

Dennys Matos. 

Hace unos días mi dilecto amigo Jorge Brioso me regaló Lo Neutro de Roland Barthes.  Lo había puesto en el librero para cuando tuviera un tiempo. Pero la copla de ¨sé que te va gustar¨  estuvo dándome vuelta en la cabeza hasta que lo abrí. Y tenía razón,  es un libro fecundísimo e inclasificable.  Al principio tuve reserva porque el título Lo Neutro viene acotado por Notas de cursos y Seminarios en el Collége de France, 1977-1980. Sonaba un poco académico para mi ánimo de lecturas veraniegas. Lecturas en las que me dejo llevar por los pensamientos, por las impresiones que me provocan el pulso y la temperatura del texto. Así que a menudo las sinuosidades de estas impresiones  me llevan por caminos imprevisibles. Y de pronto el texto me lleva a escuchar una canción,  ver un vídeo, fotos,  un cuadro o ir a una película para luego volver al punto en que dejé la lectura. Todavía no entiendo bien por qué, pero es así.

Volviendo a Lo Neutro de Barthes, si bien es cierto que el libro tiene el orden y estructura de seminarios, es decir un modelo académico, el tono de la voz es de un timbre autobiográfico intelectual. Es el timbre que deja traslucir al semiólogo, crítico literario y sociólogo brillante de el Grado cero de la escritura y  Mythologies, pero es también un Barthes que se desnuda y nada sin complejo alguno en la marea de sus obsesiones. El signo, la palabra, el cuerpo, el sexo y la vejez, el sueño y la muerte, atraviesan toda su ¨habla¨ para introducirnos en ese indescriptible e inasible paisaje de Lo neutro, aquello que según Barthes ¨desbarata el paradigma¨. Ni una cosa, ni la otra, ni masculino ni femenino, ni lo excepcional ni la regla, Lo Neutro es el permanente entrecomillado a toda estructura, la huida y amenaza a todo orden y, también, a toda utopía sobre el ser y sus dimensiones espacio temporales. ¨No hay verdad que no esté ligada al instante¨, afirma con ecos de Walter Benjamin. Y en este camino emergen, entre las 23 figuras que jalonan el libro, las de La Fatiga, La Delicadeza, El Silencio como experiencia de Lo Neutro. Y la vos autoral, a pesar de los vericuetos filológicos, suena de manera tan original, con escritura tan vigorosa y creativa que se siente el aliento, la inspiración latiendo a borbotones tras los pensamientos. El deseo de Lo neutro esboza una región que, para Barthes ¨, es la diferencia que separa el querer-vivir del querer-asir¨. Lo Neutro es la ¨vitalidad desesperada¨ de Pasolini como vitalidad que odia a la muerte.

Mientras pensaba en este deseo de Lo neutro, el candor de la lectura me llevó a escuchar Simple Man de Lynyrd Skynyrd (https://www.youtube.com/watch?v=sHQ_aTjXObs), ¨vive despacio¨ dice una estrofa. Luego de esta canción fui a dar con otras más pero de todas esas me quedé con la copla de  Black Cofee de EverLast (https://www.youtube.com/watch?v=Fu9zO4Cx5N8. Y en el transito marcado en el libro entre El Silencio y La Delicadeza un insospechado deseo me hizo ver primero Coming Home, 2014 (http://pelisenlatinoonline.com/coming-home/) y al día siguiente To live, 1994 (https://www.youtube.com/watch?v=ZB7HYhUpDz8), ambas de  Zhang Yimou. Dejo para otro momento decir el sabor que tuve de estas películas porque no sabría cómo empezar hablar, pero una frase me saltaba a cada rato: ¨No pienses en la muerte por más que mires al espejo y quepan en un instante todas las preguntas¨. 

En la primera parte Barthes hace referencias al Tao y Lao-Tsé y la búsqueda de un equilibrio.  Tal vez esa fue la conexión. No lo sé. Pero me pregunté ¿Equilibrio?. ¿Qué es el equilibrio?. ¿Una relación causa-efecto?.  La Fatiga es para Blanchot ¨un estado que no es posesivo, que absorbe sin cuestionar¨. ¿Puede ser la fatiga un estado de equilibrio?. Envuelto en estos pensamientos tecleo en internet y de esa criba veo primero La isla, 2006 de Pavel Lungin (https://www.youtube.com/watch?v=dJkKAPNWb6Y y seguidamente Battalion, 2015 de Dmitriy Meshiev. La primera estremece, como estremecedora es también Coming home, y mientras las veo comienzan a sucederse una cascada de palabras que me recuerdan el deseo de Lo Neutro de Barthes. Poder, Arrogancia, Sufrimiento, Cólera, Heroico, Ingrato, Delicadeza, Expresión. ¿Expresión?. Expresión, Expresión, Delicadeza, Discreción. Vuelvo a teclear y sale la serie Los héroes, 1965 de Georg Baselitz ( http://baselitz.staedelmuseum.de/ ) y la palabra inconmensurable repiquetea en el aire……

Paso la mirada por estas pinturas y vuelvo al texto y me topo con esta distinción que hace Barthes entre Emoción y Distancia. ¨(...) la dosis adecuada de emoción y distancia: emoción, marca del Agape, reconocimiento del deseo, anclaje en el cuerpo (no reprimido), y distancia, garantía de que uno no chantajea al enternecimiento (...)¨. Tecleo otra vez.....

Imágenes de Georg Baselitz por cortesía  Städel Museum